Un piso en París al estilo Escandinavo

El diseño interior suele definir aquellos objetos y colores que resutarán ser su complemento perfecto. Al mudarse a un piso espacioso que está ubicado en el tercer distrito de París, por la orilla derecha del río Sena, Daphné y Vincent ya sabían exactamente acerca de darle su identidad. Ella, amante de las antigüedades y por tener mucho respeto al arte y a las costumbres, es partidiaria del minimalismo y al ahorro en temas de estética. Ellos están muy ansiosos por el diseño, y además tienen diferentes gustos para hacer la decoración, y están dispuestos en combinar ambos temas. ¿Un estilo de vida austera que puede revelar la simplicidad de las formas, colores y tejidos, si esto podemos tenerlo en el interior del hogar, y en donde cada objeto tiene mucho qué decir? Saquen sus propias conclusiones.

El salón viene siendo un espacio con cocina. Las ventanas son iluminadas durante el día para poder tener una mejor visión de ambos mundos. Daphné y Vincent se concentraron para darle utilidad a la decoración de cada zona y eliminar todos los componentes innecesarios en el espacio. El tema principal de la decoración fue el color blanco y negro, lo cual se ha podido hacer contraste con el tono cálido de la manija de madera. El blanco crea un efecto visual de ampliación y el negro mejora la apariencia del fondo. Este conjunto de colores permite acondicionar mejor el interior del hogar, para así mantener un ambiente sano y en armonía. Todo está basado con unas simples formas geométricas y usando un tono de color pintoresco en una especie de sofá que lleva consigo sus costuras de color azul. Esto ha permitido tener un mejor contraste con los colores neutros de las paredes y del suelo, para que podamos darle más vida e identidad al interior del hogar. También hay un ambiente cálido y con una agradable textura por los tejidos suaves, y sus tonos de colores discretos conforman toda la paleta de colores al estilo minimalista, creando un diseño con mucha coherencia y acorde con la realidad.


No podemos negar de que todo el espacio que tiene la decoración también juega un papel fundamental en la iluminación, por lo que no será tan fácil influir en el ambiente interior. Para esta pareja de París había sido muy importante mantener su piso claro y con poca visibillidad. Por consiguiente, los ventanales no podían tener colores intensos y tejidos opacos. La elección recayó en nuestras venecianas de madera en color blanco. Por medio de sus lamas grandes, puede dejar pasar mucha luz a la habitación, por lo tanto, esto hace que el interior del hogar se vea aún más grande y muy espacioso. Todo ha salido según el plan. Con la regulación del paso de luz en varias etapas, las venecianas permiten también la creación de distintos escenarios de luz, así como la adaptación de la intensidad de luz con la realidad, el estado de ánimo y las circunstancias.
Descubre la veneciana de madera en color blanco

Tiene un ambiente agradable y el interior de la vivienda es muy acogedor, lo cual es una prueba de la gran importancia que tiene la creatividad y el deseo para ir encaminado con una bonita decoración. Para que nada se interponga en la combinación de las antigüedades en diseños clásicos y contemporáneos. Que esto pueda mantener el equilibrio entre el diseño moderno y ordinario, si se trata de sentirse identificado y de tener un buen gusto. Nos habíamos decantados por el estilo minimalismo con algo de nostalgia.